Decoración estival japonesa: campanillas fuurin (風鈴)

Ya que estamos en verano y a la mayoría de los que estamos en esta página nos gusta en folclore japonés, le dedico una entrada a un elemento folclórico tradicional japonés que es posible encontrar en la época estival en varias ventanas y salidas al exterior (como puertas de terrazas y jardines). Se trata de las campanillas fuurin, traducido literalmente como "campanilla de viento" o "campanilla que evoca el viento".


"Estas campanillas, pues, evocan al verano no sólo al sonar con la agradecida brisa del verano japonés sino también con los materiales de los que están hechas, de cristal, cerámica o metal. Para un japonés, el sonido de la furin es sinónimo del verano y les da cierta paz y tranquilidad, aliviándoles en cierta forma del húmedo calor del verano japonés".[1] Sus colores a menudo evocan objetos o sustancias refrescantes como el agua fresca y el metal.


Fuurin o campana de viento japonesa

Chimecho, un Pokémon de la tercera generación basado en un fuurin



























El orígen de los Fuurin se encuentran en China, donde eran conocidas como las "campanillas de la fortuna". Allí eran utilizadas para conocer la dirección y la fuerza del viento en los campos de bambú, de los que se colgaban. Fueron introducidos en Japón por los antiguos monjes budistas que viajaron a China, regresando con este objeto. Sin embargo su función original fue olvidada al llegar a la isla.


En Japón fueron utilizados como un objeto mágico que ayudaba a ahuyentar el mal y llamar a la tranquilidad en los templos. De allí se divulgó el rumor de que en los lugares donde se escuchaba su sonido, no ocurrirían desastres. El material utilizado en su fabricación siempre fue el cobre, pero hacia el año 1700 se empezaron a crear campanillas de cristal. La razón de esta tardía época es que la técnica necesaria para trabajar el cristal de una manera tan delgada no se perfeccionó en Japón hasta esas fechas. Una de las primeras ciudades dónde se comenzó a fabricar estos fuurin de cristal fue Nagasaki, seguido más tarde por Osaka, Kyoto y Edo, causando gran sensación, a pesar de que su precio fuera muy alto. En poco tiempo, la tecnología para la creación de cristal se hizo más barata y antes de comenzar la era Meiji (1887), las campanillas de cristal entraron en su apogeo.[2]


Como dato curioso y para quiénes disfrutamos parte de la cultura pop japonesa, el Pokémon de la tercera generación llamado Chimecho se encuentra basado en una fuurin o campanilla de viento japonesa. De hecho su descripción se encuentra muy relacionada con este objeto tradicional: Chimecho es muy activo y alegre. Chimecho produce un bello sonido, este sonido es muy agradable y quita las molestias. A este simpático amigo lo han confundido y utilizado como una decoración en diversas tiendas y hogares, por su forma y su larga cola. Se comunican mediante siete gritos distintos. Estos gritos pueden transmitir sentimientos distintos.

La fuurin de la imagen de la izquierda es una artesanía que llegó a nuestras manos gracias a la tienda de artesanía japonesa Kyo Maru. La fotografía corresponde a Javiera Castro.


REFERENCIAS:


[1] https://japonismo.com/blog/las-campanillas-furin

[2] http://poogyblog.blogspot.cl/2005/10/fuurin.html

Sobre Japonistas Chile: 

 

La presente página pretende convertirse en un espacio en donde la difusión cultural académica pueda convivir con todos los demás aspectos de la cultura japonesa en Chile (cultura pop, noticias, eventos, etc.).

 

Los invito a que visiten frecuentemente Japonistas Chile para que estén al tanto de información y eventos sobre la cultura japonesa en nuestro país.

Cualquier información o noticia que quieran compartir lo pueden hacer a través de la zona de contacto de la página o enviando un email a japonistaschile@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
Japonistas en rrss
Publicaciones recientes: