Baile infantil japonés

Siguiendo con el análisis de los imaginarios japoneses en la prensa oligárquica chilena, esta vez debo destacar el uso de la imagen en la revista Sucesos. La imagen en esta revista es un recurso muy necesario al momento de querer presentar, en este caso, una nueva cultura al público masivo. Es más, a partir del uso de imágenes es como la cultura nipona en nuestro país se fue difundiendo y siendo considerada como parte del buen gusto de elite.


A manera de ejemplo, en la presente revista podemos encontrar artículos como “El baile infantil japonés”, que se realizó un día 5 de enero de 1906 organizado por “las distinguidas y caritativas damas que componen el comité del Hospital de Niños con el objeto de reunir fondos para esta benéfica institución.”[1] Aquel evento a beneficio se realizó en una “hermosa sala de gimnasia del Salón Alemán” que fue “arreglado con originalidad y buen gusto, que se manifestaban en los detalles más insignificantes. En los adornos dominaba un estilo netamente oriental, que contribuía notablemente para formarse una ilusión completa y encantadora de la fiesta que se celebraba.”[2]


Al igual que en similares revistas pertenecientes al género magazinesco (como su competencia Zig-Zag) se hace notar la subordinación del texto a las imágenes al momento de dar vagas descripciones sobre el detalle de lo que hacía propiamente “japonesa” a esta fiesta. De hecho la única mención a los trajes, que de por sí es lo más “japonés” que se aprecia en las fotografías, es cuando el artículo vuelve a hacer uno somera descripción del evento: “El amplísimo salón presentaba un aspecto encantador con sus magníficos adornos, su iluminación y la variedad de trajes de las distinguidas danzantes.”[3]





A través del ejemplo del “baile japonés”, es posible percatarse del lujo y la tendencia al refinamiento y exclusividad de la elite criolla, que bajo el pensamiento cosmopolita moderno, siempre buscó estar a la vanguardia en cuanto a moda y forma de ser. En esto, el género magazine también jugó un papel como creador de un espacio público donde la elite podía hacerse gala de sus lujos y demostrar al mismo tiempo una evidente distancia con respecto al resto de la ciudadanía (en este caso a través del exclusivo consumo de la cultura japonesa). La revista en este sentido pasó a ser una vitrina de lo que hacía la elite, qué es lo que consumía y cuáles eran las pautas a seguir del “buen gusto”. En este sentido, lo que seguía la elite era un argumento de autoridad y de las pautas que debían seguirse.


REFERENCIAS Y CITAS:


[1] SUCESOS. Valparaíso, Chile: 1906, año IV, n°176, p.22

[2] Ibíd.

[3] Ibíd., p.23

Sobre Japonistas Chile: 

 

La presente página pretende convertirse en un espacio en donde la difusión cultural académica pueda convivir con todos los demás aspectos de la cultura japonesa en Chile (cultura pop, noticias, eventos, etc.).

 

Los invito a que visiten frecuentemente Japonistas Chile para que estén al tanto de información y eventos sobre la cultura japonesa en nuestro país.

Cualquier información o noticia que quieran compartir lo pueden hacer a través de la zona de contacto de la página o enviando un email a japonistaschile@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
Japonistas en rrss
Publicaciones recientes: