La historia de Genji de Murasaki Shikibu

La historia de Genji de Murasaki Shikibu es innegablemente uno de los grandes clásicos de la literatura japonesa. Por una parte, es una muestra literaria de las configuraciones sociales y políticas de la corte imperial del Japón de los siglos X y XI; y, por otra, es una historia que ha influenciado el canon estético de toda la producción literaria posterior, tanto en prosa como poesía. Incluso hasta el día de hoy.

La novela relata la vida de Genji, el héroe de la historia: sus éxitos y fracasos, su ascenso y caída, su exilio y muerte. La última parte de la novela narra sobre su descendencia posterior, tanto legítima como ilegítima. Hijo de una concubina de menor rango con el emperador Kiritsubo, por razones políticas no tiene posibilidades de heredar el trono. Tras la muerte del abuelo de Genji, la madre de Genji pierde todo el soporte político. Solo tiene la devoción que el mismo emperador le profesa, pero no existe un linaje fuerte ni una familia que pueda sostener y apoyar las posibles pretensiones políticas y sociales de Genji. El favoritismo del emperador le ocasiona muchos problemas con la esposa oficial y las otras consortes de mayor grado. Es por esto por lo que el emperador opta por no considerar a Genji oficialmente en la línea de sucesión al trono. Sin embargo, debido a sus muchos atractivos y talentos, se mantendrá como uno de los favoritos tanto del emperador como de la corte. Es a través de su descendencia que Genji volverá a pertenecer a la alta nobleza.


Así, el relato va y viene entre Genji, sus amantes, y los otros miles de personajes que de alguna manera se relacionan con él. Todos se mueven en la corte imperial en donde Genji se destaca por su atractivo físico e inteligencia por sobre los demás hombres de la nobleza. Con todo, pareciera estar siempre insatisfecho; aunque tiene muchos amores prohibidos, una esposa oficial y otras consortes, el gran amor de su vida será Murasaki, a quien Genji educó desde niña. Pero tras ser descubierto con la hija de un enemigo político, es desterrado a Suma. Esto nos ayuda también a conceptualizar la novela como una política; no solo por este hecho concreto, sino porque también a través de todo el relato vemos cómo Genji mueve los hilos de sus hijos, de sus amantes y de sus protegidos para asegurar su posición en la corte.

Pero, ¿qué es lo que hace que esta novela sea tan significativa dentro de la historia de la literatura japonesa?


Primero, es importante entender algunos elementos esenciales de la corte de esa época. Cuando hablamos del periodo clásico japonés nos referimos al periodo Heian, el que comprende entre los años 794 y 1185 (aprox). Se inicia con el traslado de la antigua capital a la ciudad que hoy se conoce como Kioto. Es un periodo relativamente estable y pacífico, donde la cultura “japonesa” como tal pudo florecer. Dentro de la producción artística de este periodo desatacan también otras autoras contemporáneas a Murasaki Shikibu como Sei Shōnagon –su eterna rival– con El libro de la almohada y la “madre de Michitsuna” con su diario Kagerō Nikki.




Era una época en que la escritura china se usaba oficialmente en la literatura y poesía. Esto se remonta al complejo intercambio previo entre China y Japón. Entre los siglos IV y IX Japón se configura a partir de los modelos sociales y culturales chinos: la escritura, los sistemas económicos, sociopolíticos y administrativos, entre otras cosas, provienen de esta influencia. Se podría decir que Japón terminaría por “importar” ciertos elementos de la cultura china para adaptarlos a sus necesidades nacionales. Así, se esperaba que los hombres de la alta nobleza japonesa fuesen versados en chino, una exigencia que, por supuesto, no aplicaba a las mujeres. Sin embargo, y tras mostrar aptitudes para el aprendizaje de los caracteres chinos, el padre de Murasaki Shikibu, contrario a la educación normada de la época, optó por inculcar también la escritura y erudición china en su hija. La cultura Heian, entonces, se refiere principalmente a la producción artística procedente de la alta clase de la corte japonesa. Una corte que en un principio se fundó culturalmente en la admiración y adaptación de los patrones, tradiciones y culturas de China.


En este contexto es que comienza la transformación cultural de Japón. La implementación de un nuevo sistema de escritura silábico llamado hiragana es uno de los elementos más característicos de este proceso. El hiragana se utilizará en escritos personales principalmente por las mujeres de la corte, quienes no recibían instrucción formal en chino. Así, prontamente la literatura femenina y parte de la tradición oral, serán escritas con este sistema de escritura. El kana (hiragana y katakana) es, a nivel literario, un elemento crucial de la identidad japonesa. Contribuirá entonces a reafirmar esta identidad en un contexto decisivo de la historia japonesa, en el que “lo japonés” será cada vez más trazable.

La historia de Genji favorecerá también a sentar las bases de lo que acabamos de llamar identidad literaria de Japón. El relato, centrado principalmente en Genji y en su descendencia, tiene poemas, historias paralelas, diversos puntos de vista, muchos temas y tópicos. Existen muchísimos estudios de sus infinitas lecturas. Es más, pareciera ser que la extensa novela permite muchas interpretaciones. La representación de la decadencia y de lo efímero –insertada en las creencias budistas– así como las descripciones de las pasiones humanas, del ideal de mujer, la importancia de las apariencias y la aparente (y constante) búsqueda de un absoluto femenino por parte de Genji, ilustran también los valores de la época. A través de su exilio y de sus amores fallidos también se puede percibir el ámbito político y social en el que se contextualiza la novela. Otro ejemplo de esto es que Murasaki, el gran amor de Genji, no posee una posición social estable y, por lo tanto, nunca podría haber sido la esposa principal de Genji.


Actualmente, y a pesar de su antigüedad, La historia de Genji sigue siendo una joya para los lectores contemporáneos, inspirando incluso mangas y animes. Aunque solo trate sobre una sociedad muy reducida y exclusiva, nos ilustra, desde un punto de vista femenino, el modo en que las mujeres se insertaban en la corte del periodo Heian. Y si bien es una novela compleja debido a todas las digresiones narrativas y el lenguaje (además de los problemas que pudiesen surgir de las traducciones), ahora existen muchas adaptaciones que son un poco más amables para los lectores contemporáneos (especialmente para los extranjeros). Aunque uno siempre quisiera leer la traducción más fiel, esta es una novela que a veces precisa de ayuda para entender los elementos culturales esenciales que permiten una mejor comprensión de la obra.



 

Referencia:

Rubio, Carlos. (2007). Claves y textos de la literatura japonesa: una introducción. Madrid: Cátedra

Sobre Japonistas Chile: 

 

La presente página pretende convertirse en un espacio en donde la difusión cultural académica pueda convivir con todos los demás aspectos de la cultura japonesa en Chile (cultura pop, noticias, eventos, etc.).

 

Los invito a que visiten frecuentemente Japonistas Chile para que estén al tanto de información y eventos sobre la cultura japonesa en nuestro país.

Cualquier información o noticia que quieran compartir lo pueden hacer a través de la zona de contacto de la página o enviando un email a japonistaschile@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
Japonistas en rrss
Publicaciones recientes: