A cuerpo de gato, de Hiro Arikawa

Continuando con libros narrados por gatos, este mes les presento A cuerpo de gato, de Hiro Arikawa. Al igual que vimos en Soy un gato el mes pasado, este libro es protagonizado por Nana, un gato callejero que solía dormir sobre la camioneta de Satoru, un joven japonés, quien tras un incidente decide adoptarlo. Nana es un gato común y corriente, tiene el pelaje blanco con algunas manchas en su cara, aunque posee una característica muy especial: su cola tiene forma del número siete (el siete en japonés se pronuncia nana). Satoru es un amante de los gatos. Este amor nació de pequeño, cuando llegó a su vida un gato llamado Hachi, quien era prácticamente igual a Nana. Satoru había amado mucho a ese gato, sin embargo, por algunos eventos que le sucedieron durante sus días de infancia, debió entregarlo a otra familia, dejando en su corazón un recuerdo inolvidable para siempre.


La personalidad de Nana, al igual que muchos gatos protagonistas de historias que he leído, está marcada por el orgullo que siente por ser un gato. Entiende perfectamente nuestro idioma y el de otros animales y se siente con total derecho a opinar respecto a todo.


En las primeras páginas nos enteramos del viaje en camioneta que inician Satoru y Nana por varias ciudades de Japón en busca de un nuevo dueño para el gato. En su travesía, visitan a varios de los de los amigos de infancia, adolescencia y juventud de Satoru. Y, a través de la voz de Nana, vamos sabiendo varios eventos que marcaron la vida del protagonista. Respecto a ese punto, algo que siempre se deja entrever en el libro es que, a pesar de que la vida de Satoru estuvo marcada por el abandono, las pérdidas y el distanciamiento de quienes amaba, su carácter siempre fue gentil y tranquilo. Se podría decir que era un hombre que a pesar de todo lo vivido había decidido vivir no desde la amargura, sino que estaba en paz con su vida y era eso lo que transmitía a quienes lo rodeaban. Este es el primer mensaje bello que podemos rescatar de la novela.


En los diferentes capítulos, conocemos a Kosuke, su mejor amigo durante los primeros años de colegio. A Yoshimine, su amigo de adolescencia y finalmente a Sugi y Chikako, quienes junto a Satoru formaban un trio inseparable durante los últimos años de colegio y universidad. Página tras página, Nana nos va contando las experiencias de estos amigos y los eventos que fueron marcando y entrelazando sus vidas. A través de sus recuerdos, es posible ver como muchos de ellos estuvieron muy solos durante su infancia y adolescencia, debido principalmente al trabajo de sus padres y como eso los afectó. Se reflexiona, además, acerca de cómo muchas veces ya de adultos, velamos solamente por nuestros intereses y no consideramos el impacto de nuestras decisiones en nuestros hijos.


Si bien, uno a uno los posibles candidatos para quedarse a cargo de Nana van fallando por distintos motivos, esta pareja gato-humano, van impactando positivamente la vida de sus amigos, ayudándolos, por ejemplo, a sanar antiguas heridas, lo que le permite a cada uno de ellos, abrirse a nuevos caminos y oportunidades. Y no solo es Satoru quien causa un impacto en sus amigos, sino que también lo hace Nana, comunicándose con los animales de ellos. Sin embargo, dado a que ninguno de los amigos puede hacerse cargo de Nana, debido a ciertas maldades realizadas por este gato (él estaba decidido a no dejar nunca a Satoru), Satoru se ve obligado a llevar a Nana donde su tía Noriko. Noriko era una mujer soltera, solitaria, con poco manejo emocional, quien en su juventud había quedado a cargo de su sobrino. Esta abogada había priorizado siempre su trabajo, por lo que cuando el niño llegó a su vida, ponerse en su lugar y entender realmente lo que implicaba para él dejar su colegio, su pueblo, su gato, nunca estuvo entre sus prioridades. Pero que con el pasar de los años lamentó. Toda esta situación no me dejó indiferente porque vemos en el libro varios casos de niños que son dejados en segundo plano ante el trabajo de sus padres, lo cual, claramente, tuvo un impacto en sus vidas.


Y hablando de relaciones, para mí lo más maravilloso del libro fue ver la relación entre Nana y Satoru. Era como si él fuese capaz de leer a Nana, sus necesidades, sus gustos, haciendo que la relación entre ellos fuese muy especial. En el fondo, se conocían a la perfección porque estaban allí para el otro; se habían elegido al hacer el recorrido en camioneta por varias ciudades, disfrutando de la música clásica, de los paisajes y de la compañía mutua. Como dice Nana en un momento de la historia “soy un gato afortunado al poder conocer lugares lejanos a su casa y en compañía de Satoru”.

Nana, como pocos gatos en el mundo, logra conocer el mar (el cual lo aterró), caminó por un campo de flores y se maravilló con los colores de la naturaleza, pudo ver de cerca venados y caballos y agradeció ser un animal cazador y no vivir pensando en que podía ser comido, lo que le permitía tener otra mirada del mundo y no vivir bajo la sombra del miedo. Se maravilló viendo un arcoíris y quedó extasiado ante el monte Fuji. Y lo mejor de todo eso, tal como lo indica, es que todos esos momentos maravillosos estuvieron en compañía de su amado Satoru, por quien sentía un gran amor. Primero que todo, lo había rescatado de las calles, cambiándole la vida totalmente y luego por lo bueno y dulce que este joven siempre fue con él.


Ante un libro así, me pongo a pensar en mi propia relación con mis gatas. ¿Cómo me verán ellas? ¿Cuántas veces les haber causado tristeza con mi comportamiento un poco descuidado? ¿Cómo interpretaran los días o semanas que he estado lejos? O, ¿cómo le habré roto el corazón a mi Julieta cuando traje a casa a la Blue? Y en esas oportunidades que estamos las 3 en la cama descansando, ¿estarán felices con la vida que tienen? ¿Sentirán su corazón tan llenito de amor como lo siento yo?


Realmente muchos de nosotros creamos relaciones de amor con nuestras mascotas quienes nos pueden acompañar, si todo sale relativamente bien, por más de 15 años. En mi caso, mi Julieta llegó a vivir conmigo a los pocos meses que me mudé a vivir sola. Toda mi vida en este departamento, trece años ya, ha sido junto a ella. No quiero ni pensar en el día en que ella decida cruzar el velo a pasar a acompañarme desde otro plano, ni en el día en que por el motivo que sea, me viese obligada a dejarla atrás.


Por eso, cuando hacia el final del libro nos enteramos del porqué de la decisión de Satoru de buscarle un nuevo dueño a Nana, no deja de llegarnos al corazón y hacernos un nudo en la garganta. Para escribir esta reseña leí por segunda vez el libro y volví a llorar igual que la primera vez.


A cuerpo de gato es un libro que nos hace reflexionar sobre las pérdidas de quienes amamos y cómo su ausencia nos va marcando; cómo de alguna u otra manera debemos ir aprendiendo a sobrellevarlas de la mejor forma que podamos y entender que a quienes hemos dejado atrás, no serán reemplazados por los que vendrán, sino que cada ser tiene un lugar único y especial en la vida de los otros. Además, nos muestra de una manera muy bella, la hermosa relación de amor que puede existir entre un hombre y su gato porque no solo somos las mujeres quienes amamos a los gatos, ¡los hombres también pueden ser unos magníficos cat lovers!


Cuando nos vemos obligados a separarnos de quienes amamos duele porque amor es amor, incluso aquel que nace entre un humano y su gato.


 

Ficha técnica:



Título: A cuerpo de gato

Autora: Hiro Arikawa

Número de págs.: 265

Editorial: Lumen

Edición: 2017

Sobre Japonistas Chile: 

 

La presente página pretende convertirse en un espacio en donde la difusión cultural académica pueda convivir con todos los demás aspectos de la cultura japonesa en Chile (cultura pop, noticias, eventos, etc.).

 

Los invito a que visiten frecuentemente Japonistas Chile para que estén al tanto de información y eventos sobre la cultura japonesa en nuestro país.

Cualquier información o noticia que quieran compartir lo pueden hacer a través de la zona de contacto de la página o enviando un email a japonistaschile@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
Japonistas en rrss
Publicaciones recientes: