El baño de música de las dieciocho, de Unno Juza

La ciencia nunca conquistará la política, pero la política siempre conquistará a la ciencia.

Unno Juza


Cuando Unno Juza (1897-1949) comenzó a escribir cuentos de ciencia ficción, las mujeres no solían participar en el campo de las ciencias. Tampoco se hablaba de cirugías de cambio de sexo ni de la creación de órganos artificiales. Incluso tomar una simple taza de café era una lujosa excentricidad. En el Japón imperialista que vio nacer a Unno, ingeniero eléctrico de profesión, visualizar un mundo en donde las mujeres trabajan a la par con hombres poderosos, los seres humanos luchan por su identidad sexual y los golpes de estado se organizan de la mano de la tecnología bien podría ser catalogado como ciencia ficción. Pero con la sabiduría que dan los años y la perspectiva de la distancia, mucho de lo que acontece en El baño de música de las dieciocho huele a una peligrosa predicción. El cuento que le da el título a la más reciente publicación de Abducción Editorial, y que además contiene otras tres historias del mismo autor, ocurre en un país desolado por las guerras, en un lugar donde nada crece en su superficie y en donde los sobrevivientes han tenido que crear mundos subterráneos para subsistir. Un estado que sufre con la incompetencia del soberano, una sociedad ad portas de una revolución; con ciudadanos que no ejercen libertades y una práctica musical que mantiene a la comunidad bajo control aunque, al mismo tiempo, al borde de la locura.


Después de cada baño de música, todo el mundo sale como si hubiese nacido de nuevo. El fervor por la patria y el trabajo refulge en todos los corazones. Tal como los quiero. Son como máquinas. Hasta el más perverso y peligroso de los hombres acaba por convertirse en modélico tras los treinta minutos del baño de música.



Unno Juza: muchos nombres, una sola ciencia


Unno Juza, cuyo nombre real era Sano Shōichi, nació en Tokushima en el seno de una acaudalada familia dedicada a la medicina. A los veinte se graduó de ingeniero eléctrico en la Universidad de Waseda, en donde conoció gran parte de los científicos del Japón imperialista. Él mismo fue escritor de propaganda durante la Segunda Guerra Mundial, mandato que tuvo que cumplir tal como otros tantos profesionales y artistas de la época. Pese a esto, Unno entendía perfectamente que, si bien la tecnología permitía abrir caminos inimaginables, también podía ser fuente de destrucción. Por lo demás, aunque fue un prolífico escritor, Unno utilizó más de un seudónimo para firmar diversos relatos (en especial aquellos de tinte satírico frente la expansión imperialista), por lo que hasta el día de hoy es bastante engorroso rastrear su obra completa.


Admirador de Nikola Tesla y Sir Arthur Conan Doyle —particularmente de las historias de Sherlock Holmes—, Unno se abrió camino como escritor con la novela El caso de la misteriosa muerte en la bañera eléctrica (1927), en la cual mezcla el género detectivesco y la ciencia militar, algo que no estaba muy lejos de su realidad. No obstante, tuvieron que pasar diez años para que llegara su consagración como “el padre fundacional de la literatura de ciencia ficción japonesa” con la novela breve El baño de música de las dieciocho en que retrata un país distópico que se ve amenazado por androides.


La rendición de Japón a causa de las bombas atómicas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki, y la muerte de un amigo cercano malograron el espíritu y la salud de Unno, quien ya en 1946 padecía de múltiples enfermedades. Finalmente, la muerte lo encuentra a los 51 años, el 17 de mayo de 1949.



La humanidad retoza en los beneficios de la ciencia, mas la persiguen sus pesadillas. Nos maravilla la ciencia, sus caras opuestas del bien y el mal, sus luces y sombras. En esta Era de la Ciencia, ¿podemos realmente permitirnos no tener ciencia ficción?


Enunciado que se encuentra en el monumento en honor a Unno Juza en el parque central de Tokushima.


Un ultraterrestre, el intestino viviente y una falla espacial


Los otros tres relatos que acompañan a El baño de música de las dieciocho de Abducción Editorial poseen el mismo carácter atrayente, que nos mantiene cautivos, pero con recelos frente a la innovación científica y tecnológica.


En el cuento Un hombre cuatridimensional, el narrador protagonista nos cuenta con cautela una anécdota que le cambió su visión —y dimensión— de percibir el mundo. Y nos advierte que así como él, pueden existir muchos más conviviendo en la sociedad.


Estoy seguro de que quienes están leyendo estas líneas son, con toda probabilidad, solo lectores de élite que genuinamente comprenden mis sentimientos. Por lo mismo, quizás es hora de que me calme y cuente mi historia propiamente tal —aunque aún no puede bajar la guardia.


El tercer cuento se titula El intestino viviente en el cual un obsesivo estudiante de medicina se empeña en domesticar un intestino, sin imaginar el impredecible final que tendrá esto como consecuencia.


Si el intestino humano era realmente un ser vivo en sí mismo, debía tener su propio sistema nervioso y podría hasta cambiar su constitución para adaptarse al medio ambiente, así que el intestino viviente debería poder sobrevivir en contacto con el aire siempre y cuando que se le proporcionara una nutrición adecuada. O al menos así lo razonaba Fukiya desde el escritorio.


Pero probablemente La misteriosa falla espacial, el relato que pone punto final a esta edición, es el cuento mejor logrado. Con un suspenso que ya se lo quisiera Black Mirror, un nuevo narrador protagonista nos sumerge en el seductor mundo de los sueños y lo peligroso que resulta divulgarlos.


Es una historia extraña, ¿no? Por eso siempre estoy pensando cosas raras. Me pregunto si el pueblo y las personas que veo en sueños existen realmente en alguna parte. Si tengo una sola alma con dos cuerpos de caras diferentes. Veo que no crees en mi historia. Se te nota en la cara. Bien, entonces te contaré una historia aún más misteriosa y aterradora, una que te borrará las arruguitas de risa entre tus ojos.




¿De vuelta a la realidad?


Para leer a Unno Juza hay que comprender que su mundo, su Japón, distaba mucho de la definición de lo que es "políticamente correcto" en la actualidad. El trato, a ratos humillante, hacia la mujer o la representación de lo femenino puede resultar chocante si no se hace el ejercicio de recordar cómo era el Japón imperialista. Unno perteneció a la época en donde la experimentación científica usaba métodos dudosos y que no siempre favorecía a la minoría, a los perdedores, ni hablar de los prisioneros de guerra. Visto bajo esa óptica, la lectura de Unno se enriquece cuando entendemos que sus relatos nos pueden dar luces sobre lo que ocurría por aquellos años a puertas cerradas. Es también una muestra de un Japón de antaño que a estas alturas nos parece distópico. Un país que fue digno protagonista de la más escalofriante historia de ciencia ficción.


No lo malinterpretes como el fin literal de tu vida. No hay nada que temer... Si te incomodas mucho siempre te puedes despertar.


 

Ficha técnica:

Título: El baño de música de las dieciocho

Autor: Unno Juza (海野 十三)

Editorial: Abducción Editorial

Año: 2021 (primera edición)

Págs.: 134

Traductor: Nicolás Pérez Ferreti


















 

[1] Nota de la autora del artículo: los nombres japoneses mantendrán el orden original, es decir, apellido antecedido del nombre de pila, según las nuevas normativas de edición de Japonistas Chile.

[2] Imágenes y fotografías: Abducción Editorial







Sobre Japonistas Chile: 

 

La presente página pretende convertirse en un espacio en donde la difusión cultural académica pueda convivir con todos los demás aspectos de la cultura japonesa en Chile (cultura pop, noticias, eventos, etc.).

 

Los invito a que visiten frecuentemente Japonistas Chile para que estén al tanto de información y eventos sobre la cultura japonesa en nuestro país.

Cualquier información o noticia que quieran compartir lo pueden hacer a través de la zona de contacto de la página o enviando un email a japonistaschile@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
Japonistas en rrss
Publicaciones recientes: